lunes, 13 de abril de 2009

Las flores

Hoy me paso una cosa muy curiosa, caminando por la calle, vi como un señor(muy pedantemente) le reclamaba a una ayudante del hogar por cortar unas flores de un parque público, defendiendo la idea de que estas no eran para eso.
Yo muy cordialmente me acerqué y le pregunte al señor si él tenía un problema, y me dice que no me meta que no es mi problema, entonces le digo, cordialmente que si lo es, pues yo vivo en frente de el parque.
Él me dice que como va a ser que arranque las flores(asumiendo que yo lo iba a respaldar), yo le digo, bueno, esas flores no van a hacerle ningún bien a nadie ahí creciendo mientras que ahora han hecho a esta chica sonreír.
Él señor se emputo conmigo y me dijo que soy un insolente, y yo le digo, bueno, quizás lo sea, pero al menos no mortifico a una pobre señorita que quiere pasar un rato de ocio. El señor empezó a cuestionarme acerca de mis padres y yo sin perder los modales le dije que esa era información reservada. El desenlace de esta historia involucro a serenazgo, pero esa ya es otra historia.
La cuestión es la siguiente:
Si es correcto interceder por los oprimidos(en este caso la joven, que luego me enteraría se llamaba rosita.) ¿por qué muchas veces nos hacemos los de la vista gorda? ó peor aún(no estoy apuntando dedos) ¿Por qué nos sumamos a los opresores?

4 comentarios:

Papi dijo...

La respuesta es breve: Porque hay tíos idiotas (y generalmente racistas) que quieren que su parque se vea bonito y no "estropeado" (cosa que realmente no va a pasar si arrancas una florcita). Tuve que enfrentarme a las autoridades del parque durante toda mi niñez porque no me dejaban jugar pelota, argumentando que matábamos las plantas, y el encuentro más intenso terminó en la comisaría. Son cosas inexplicables.

Gari dijo...

Pero ese solo era un ejemplo de miles de situaciones, no me referia a este hecho como un suceso aislado, lo que trate de introducir con ese ejemplo era una llamada a la reflexión por parte de la muchedumbre juvenil acerca de los abusos cometidos contra las personas mensos pudientes y como en ocasiones, nos quedamos al margen, o incluso apoyamos a los "tíos idiotas".

Papi dijo...

Si vas a apoyar a un tío idiota, es por conformidad y es un claro ejemplo de que eres un tonto sin puntos de vista. A menos que te guste la ideología del tío idiota.

La gente que abusa de las empleadas o de los limpiadores o que insulta a sus espaldas a los cobradores de combis (o etc) lo hacen porque necesitan sentirse superiores a alguien. Porque alguien tiene menos plata, tiene un color de piel menos bonito (¿?) o tiene un trabajo menos digno (¿?!) entonces es inferior.

La vida es una carrera, y para los más débiles, la felicidad se encuentra en estar más adelante que los demás.

Gari dijo...

Lástima que estemos rodeados por una sarta de personas debiles.